fbpx

Debo confesar que añoro aquellos tiempos en  que LA PALABRA tenía el valor suficiente para avalar una promesa, un compromiso, el cierre de una transacción comercial, un pacto, un convenio, un deber, con la palabra se podían sostener reinos.  Con el pasar del tiempo la palabra ha quedado sin poder, sin valor y una de las consecuencias más grandes que ha dejado es la PÉRDIDA DE LA CONFIANZA, un principio fundamental para relacionarnos de una manera saludable, productiva y constructiva.  El ser humano decidió canjear el valor de su palabra por anti-valores, ¿alguna vez has escuchado la famosa frase que dice “las palabras se las lleva el viento”?, para algunos las palabras son solo herramientas triviales usadas a su conveniencia para sobrevivir y lograr sus objetivos, para otros como yo representa la vida misma, el carácter que revelo para vivir, mi honor, mi honra, mi compromiso con Dios, conmigo y con los demás. 


Socialmente mentir, decir verdades a medias, incompletas, omitir información relevante, frecuentemente es aceptado sin mucho problema. Es una opción estratégica para evitarnos problemas, para salir o no entrar en un conflicto evidente, para evadir o no asumir la responsabilidad de algo que se dijo sin mucha conciencia, para no cumplir promesas y/o compromisos que no se dimensionaron en su totalidad y nos quedaron  grandes para cumplir, el ser humano cada día le da más valor a las excusas y hoy existe una epidemia incontrolable e improductiva de “excusitis”, y por eso este tipo de práctica frecuente, le da sentido a esta frase: “Desde que se inventaron las excusas todo el mundo queda bien”. 


Todo el mundo aparentemente queda bien, pero esto esta alejado de ser un escenario real, la verdad es que cuando le quitas valor a tu palabra incumpliendo, mintiendo, omitiendo, evadiendo, etc., lo que estas haciendo realmente es sumar evidencia que pone en la cuerda floja tu reputación, la confianza, tu carácter, tus principios, tus relaciones personales, familiares, profesionales, pones en riesgo tu credibilidad.  


Mi querido amigo hoy quiero invitarte a que reconozcas el valor de tu palabra y empieces si lo consideras pertinente a añadir tres hábitos que le van a sumar a tus palabras honor, veracidad, confianza, productividad, un significado constructivo.

  1. Practica la honestidad: este principio es la puerta de la confianza y de la dignidad humana. Un buen paso para poner en acción este principio es aprender a decir NO,  aunque es una palabra que con frecuencia nuestros jefes, socios y clientes no quieren oír, realmente la van apreciar cuando se trata de garantizar un cumplimiento, el desarrollo eficiente de un proyecto y la satisfacción de un cliente. Muchas personas o compañías están dispuestas a dar entrenamiento o un plazo de tiempo más largo con tal de  terminar un proyecto exitosamente, de tener la tranquilidad de que están trabajando con una persona honrada, veraz, que cumple con su palabra. 
  2. Practica la humildad: muchas veces nos da vergüenza reconocer que tenemos un conocimiento limitado acerca de un tema en especifico y ese temor con frecuencia nos lleva  a exagerar nuestras APTITUDES. El primer paso para aprender y avanzar es reconocer literalmente que estamos en el camino del aprendizaje constante y como dice Daniel Habif es mejor estar dispuestos que preparados. 
  3. Practica la responsabilidad: una persona madura sabe de lo  que es capaz y de lo que no, conoce sus fortalezas y debilidades, sabe reconocer el tiempo en que puede asumir o no algún compromiso específico. Decide pensar y analizar conscientemente cada escenario antes de decidir decir SI o NO, pregúntate ¿Voy a poder cumplir con mi compromiso? ¿Estoy dispuesto asumir la responsabilidad completa que esto conlleva? ¿Soy capaz de realizar exitosamente lo que se me está pidiendo? ¿Tengo la disponibilidad de tiempo para hacerlo? ¿Tengo los recursos y la infraestructura adecuada para cumplir con mi promesa?. ¡Por favor piensa antes de actuar!


Mi querido amigo, decide no ceder ante las mentiras piadosas, las exageraciones y las promesas rotas, al hacerlo estas decidiendo quitarle valor a tu palabra y  a tu integridad, que tu SÍ sea SÍ, que tu NO sea NO!

¿Quieres ser parte de Creciendo Juntos?: http://bit.ly/CreciendoJuntosFB
Sígueme en mis redes sociales, publico contenidos nuevos cada semana.
?Sígueme en:

Deja un comentario